Sedúceme 11.

Habían pasado cinco días desde aquella noche en la que Derek había decidido abstenerse de mantener relaciones sexuales y no lo llevaba nada bien. Durante los últimos cinco días tan solo se veían por las tardes al salir del trabajo. Derek la pasaba a recoger por la oficina y después paseaban por distintos lugares emblemáticos de la ciudad mientras él continuaba descubriendo cosas sobre Eva.

A Eva todo aquello le resultaba extraño, pero disfrutaba de la compañía de Derek y, dispuesta a vivir aquella aventura hasta el final, se prohibió cavilar sobre las intenciones de él.

Derek estaba irreconocible ante los ojos de Eva. Paseaban cogidos de la mano, se dedicaban cómplices miradas y se besaban como dos adolescentes, pero no pasaban de ahí. Derek la acompañaba hasta el portal del edificio donde vivía Eva y allí se despedían volviendo a besuquearse antes de darse las buenas noches.

Eva no quiso darle demasiada importancia, pensó que estaba cansado tras una larga jornada de trabajo, con el traslado de su empresa él y Víctor no daban abasto. Pero Eva no se dio por vencida y puso todas sus esperanzas en el viernes. Cuando Derek pasó a recogerla a la puerta de la oficina donde Eva trabajaba y la vio, tuvo que cerrar los ojos y tratar de contenerse para no devorarla en mitad de la transitada calle. Eva llevaba puesto un vestido azul muy sexy y elegante junto a unas sandalias romanas con un tacón de aguja de diez centímetros. Eva no estaba dispuesta a continuar sin sexo y, bajo aquel vestido, llevaba un provocador conjunto de ropa interior con liguero incluido.

—Estás preciosa, nena —le susurró Derek al oído tras darle un escueto beso en los labios—. Me han entregado las llaves mi nueva casa y he preparado una cena de inauguración.

— ¿Me llevas a una fiesta en tu casa? —Le preguntó Eva sin poder ocultar la decepción en su voz.

—Te llevo a mi casa, pero no hay ninguna fiesta —le aclaró Derek dedicándole una sonrisa burlona—. Es una cena privada, solos tú y yo.

Eva sonrió aliviada, estarían los dos solos. Derek condujo hasta su nueva casa. Tras una visita guiada para que Eva conociese la casa, Derek la llevó a la cocina y sirvió un par de copas de vino. Mientras él preparaba la cena, Eva se encargó de preparar la mesa. A ambos les gustó vivir aquella rutinaria escena de pareja, pero ninguno hizo externo su pensamiento.

—Todo estaba exquisito —le dijo Eva con total sinceridad cuando terminaron de cenar—. Tienes un don para cocinar y tengo que confesar que jamás lo hubiera adivinado.

—Me lo tomaré como un cumplido —le replicó Derek divertido. Se puso en pie y se acercó a ella tendiéndole la mano para ayudarla a levantarse. Agarrándola de la mano, Derek la guió al salón y ambos se acomodaron en el sofá—. ¿Te apetece una copa?

– Creo que es bastante evidente qué me apetece —le contestó Eva con tono sugerente, sosteniéndole la mirada.

Derek resopló. Mantenerse en la abstinencia le iba a costar todavía más si Eva decidía ponérselo aún más difícil.

—Eva, créeme si te digo que a mí me apetece igual o más que a ti, pero no quiero que eso sea lo único que hay entre nosotros dos. Nos lo pasamos bien juntos y no me refiero solo en la cama.

— ¿Qué intentas decirme, Derek?

—Lo que intento decirte es que, además de disfrutar del sexo contigo, también quiero disfrutar de una agradable velada, o salir a ver una película en el cine. Quiero más que sexo contigo.

Eva lo escrutó con la mirada. No entendía muy bien lo que Derek pretendía, pero no estaba dispuesta a seguir sin sexo.

—Entonces, ¿piensas seguir torturándome cómo has hecho toda la semana?

A Derek se le escapó una sonora carcajada que cortó en el mismo momento que sus ojos se cruzaron con la mirada desafiante de Eva. La besó en los labios con ternura y le susurró al oído con tono burlón:

—Nena, solo quiero que entiendas que el sexo no es mi prioridad —acarició su cuello con delicadeza y añadió—: Quiero complacerte, tan solo tienes que decirme lo que quieres.

—Sedúceme.

No hizo falta repetirlo dos veces, Derek la obedeció. Lo hizo de una manera sensual y erótica, pero también romántica. La cogió en brazos como si fuera una princesa y la llevó escaleras arriba hasta llegar a la habitación. La desnudó despacio, con delicadeza. Acarició, besó y adoró cada centímetro de su piel. La depositó con cuidado sobre la cama y, por primera vez, le hizo el amor a una mujer. Porque aquello no era sexo, era amor. Derek entró en ella lentamente, con delicadeza, en lugar de hacerlo de una sola estocada como acostumbraba. Entró y salió de ella despacio, con un movimiento suave y embriagador que colmaba a ambos de un placer indescriptible y que nunca antes habían sentido. Alcanzaron juntos el clímax y Derek se derrumbó sobre la cama, arrastrando a Eva con él para que quedara encima y poder seguir estrechándola entre sus brazos. No quería separarse de ella ni un solo instante, ahora Eva era su adicción y su prioridad.

— ¿Todo bien, nena? —Le preguntó Derek para asegurarse que Eva estaba bien ya que se había quedado muy callada.

—Todo perfecto —le confirmó ella.

Y era verdad, para Eva no podía ser más perfecto. El único problema era que se estaba enamorando cada día un poco más de Derek con sus actos. No se comportaba como el joven mujeriego, aventurero y fiestero que conoció en la costa dos años atrás. A Eva no le pasó desapercibida la manera en la que Derek le había hecho el amor, no había sido como las otras veces. La había seducido despacio, había adorado cada recoveco de su piel y se habían fundido el uno el otro. Derek no solo la había hecho sentirse deseada como de costumbre, la había hecho sentirse amada e idolatrada. La había colmado de placer, de ternura y de romanticismo.

— ¿En qué piensas, nena? —Le preguntó Derek con curiosidad al mismo tiempo que la envolvía entre sus brazos con ternura.

—Ahora mismo estoy pensando muchas cosas —le confesó Eva un tanto confusa.

—Espero que no pienses en salir huyendo.

—Aunque quisiera, no creo que tuviera fuerzas ni para levantarme de la cama —bromeó Eva.

—Mejor, no quisiera tener que secuestrarte —continuó Derek bromeando. Se puso serio y, tras besar a Eva levemente en los labios, le preguntó—: ¿Qué te parece si mañana vamos al cine a ver una película? O también podríamos ir a montar a caballo, los tíos de Jason tienen una hípica a las afueras de la ciudad, se alegrarán si les hacemos una visita.

— ¿No prefieres que inauguremos todas y cada una de las estancias de tu nueva casa? —Le sugirió Eva con picardía.

—De momento ya hemos inaugurado la habitación principal —hizo una pausa para besarla en el cuello y añadió—: Te propongo un trato. Por cada estancia que inauguremos, tendrás que hacer algo conmigo. Como hemos inaugurado la primera estancia, ¿qué te parece si mañana vamos a dar un paseo a caballo antes de inaugurar a nuestra manera la siguiente estancia? Ya sabes, como una cita.

Eva se volvió para mirarlo y asegurarse que no seguía bromeando, pero el gesto de Derek le confirmó que hablaba muy en serio.

— ¿Qué me dices, hay trato?

—De acuerdo, trato hecho.

Eva le tendió la mano a Derek para sellar su acuerdo, pero él la agarró por la cintura, colocándola a horcajadas, y la besó en los labios apasionadamente, esa fue su manera de sellar el trato. Durmieron toda la noche abrazados el uno al otro, como una verdadera pareja enamorada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.