Sedúceme 10.

Tras tomar el postre y el café en casa de Ana y Nahuel, los invitados empezaron a despedirse. La primera en marcharse fue Ruth, alegando que había quedado con un nuevo amante. El siguiente fue Jason, excusándose con que al día siguiente trabajaba. Después Víctor, echándole un cable a su amigo tras la que se había formado con la broma de su supuesta cita con Eva, dijo:

—Gracias por la velada, ha sido una noche magnífica —se volvió hacia Derek y Eva y les preguntó—: ¿Os marcháis ya?

– Sí, dejaremos a los futuros padres descansar ahora que pueden —sentenció Derek poniéndose en pie.

Eva también se puso en pie para despedirse de Ana y Nahuel y, acto seguido, se marchó acompañada de Derek y Víctor. En cuanto traspasaron el porticón de la verja de la casa, Derek agarró a Eva por la cintura, la atrajo hacia sí y la besó. A Eva no le importó que la besara delante de Víctor, tan solo le importó la necesidad que sentía por estar en los brazos de Derek.

—Víctor, ¿te importa acercarnos al hotel? —Le preguntó Derek a su amigo.

—Subid al coche antes de que os arresten por escándalo público —bromeó Víctor.

En ese momento, Eva confirmó que Víctor ya estaba al tanto de su peculiar historia con Derek antes de asistir a la cena de Ana y Nahuel.

Los tres se subieron al coche y Víctor les llevo hasta la puerta principal del hotel donde Derek se alojaba. Tras darle las gracias a Víctor por haberles llevado hasta allí, se despidieron de él y entraron en el hall del hotel. Derek guió a Eva hacia los ascensores y, tan pronto como las puertas del ascensor se cerraron y se quedaron a solas, Derek la arrinconó contra la pared y la besó con urgencia. Las puertas del ascensor se abrieron, pero ellos continuaron besándose.

—Ejem, ejem —fingió toser un hombre de mediana edad que disponía a montar en el ascensor cuando reparó en la apasionada pareja.

Ambos se separaron en cuanto supieron que no estaban solos. Derek sonrió divertido por la situación, agarró a Eva de la mano y, tras saludar al hombre con un leve gesto de cabeza, caminó con Eva hasta la puerta de su suite. Eva evitó mirar a aquel hombre, se sentía avergonzada por haber sido descubierta en aquella situación, pero con Derek todo era imprevisible, eso formaba parte del encanto.

—Me encanta ver cómo te sonrojas, nena —le susurró Derek al oído al mismo tiempo que cerraba la puerta de entrada a la suite.

No le dio tiempo a contestar, Derek la agarró de los muslos, la alzó entre sus brazos y la llevó a la cama. A Eva le extrañó que decidiera seguir en la cama con lo que estaban haciendo, él no era uno de esos hombres tradicionales, pero no dijo nada.

Derek la desnudó con urgencia, se colocó sobre ella y la penetró de una sola estocada. Entró y salió de ella con fuerza, más rudo de lo habitual. Estaba excitado, furioso y, aunque él no era capaz de reconocerlo, también estaba celoso. No supo afrontar aquel nuevo sentimiento que le invadía y se dejó llevar por la frustración que llevaba dentro. Ambos gozaron de aquel encuentro y alcanzaron el clímax, pero ninguno quedó satisfecho. Derek se maldijo en silencio por haberlo echado todo a perder de esa manera tan irracional, se levantó y, sin decir nada, se encerró en el baño con la intención de darse una ducha para aclarar sus ideas. Eva se quedó dónde estaba, desnuda sobre la cama, sin saber qué hacer. No entendía el comportamiento de Derek, todo parecía ir bien hasta que entraron en la suite. Él no era un amante romántico, pero nunca antes había sido tan rudo con ella. Confusa y sola en aquella cama, Eva decidió vestirse y marcharse de allí.

Cuando Derek salió del baño cubierto tan solo por una toalla de la cadera a la altura de las rodilla, se encontró a Eva ya vestida y cogiendo su bolso.

— ¿Vas a alguna parte? —Le preguntó Derek molesto.

— ¿Acaso te importa?

Ambos se sostuvieron la mirada, desafiándose. Pero finalmente, Derek dio su brazo a torcer, él era el único responsable de aquella situación.

—Eva, no te vayas —su voz sonó más a una súplica que a una orden. Se acercó a ella despacio, le cogió la mano con suavidad y añadió con la voz rota—: – Nena, sé que no me lo merezco y puede que lo más sensato sea dejarte marchar, pero no puedo.

— ¿Qué quieres de mí, Derek? —Le preguntó Eva sin poder ocultar un ligero tono de reproche en su voz.

—Me conformo con tu compañía —le confesó Derek. La estrechó entre sus brazos y la abrazó con ternura—. Me he comportado como un idiota, estaba furioso y lo he pagado contigo.

— ¿Por qué estabas furioso? —Le preguntó Eva fingiendo inocencia.

Derek resopló. Ni siquiera él sabía con exactitud la respuesta a esa pregunta, pero Eva se merecía una explicación, así que se esforzó en tratar de hacerse entender:

—Estaba frustrado, te tenía al lado y no podía besarte como me apetecía. Tampoco ha sido fácil escuchar cómo planeabas tu futuro con Víctor.

Eva lo meditó por un instante. Tenía tantas o más ganas que él de quedarse allí, si se marchaba a su apartamento era más que probable que se arrepintiese de por vida. Pero aquello no podía quedar así, tenían que hablar.

—Esto se nos está yendo de las manos, deberíamos hablar porque…

—Hablaremos —la interrumpió Derek—. Pero ahora es muy tarde y ambos estamos cansados, hablaremos mañana después de haber dormido.

Eva no se lo discutió, estaba demasiado cansada para mantener esa conversación, necesitaba dormir para aclarar sus ideas. Derek desnudó a Eva con suma delicadeza, la ayudó a ponerse una de sus camisetas y se metió en la cama con ella. Tan solo quería dormir acurrucado con ella para poder sentirla cerca, y eso fue lo que hizo.

A la mañana siguiente Eva se despertó entre los brazos de Derek.

—Buenos días, nena —la saludó en cuanto Eva abrió los ojos. La besó en los labios con ternura y añadió—: ¿Has dormido bien?

—Más o menos —murmuró Eva tras recordar lo ocurrido la noche anterior.

—Eva, siento mucho lo que pasó anoche, me comporté como un verdadero…

—Olvidémoslo.

—Te prometo que no volverá a pasar —le aseguró Derek.

Esa misma noche fueron a cenar a la masía. Se acomodaron en uno de los reservados, Derek se apoderó del mando a distancia que controlaba el enorme ventanal pero decidió dejarlo como estaba: siendo un espejo. Eva sentía curiosidad por descubrir que había detrás de aquel espejo, pero contuvo su curiosidad ya que estaba disfrutando con Derek de una romántica velada, algo inusual en él.

— ¿Te apetece tomar una copa aquí o prefieres que regresemos al hotel? —Le preguntó Derek.

—Podemos tomar una copa aquí y después tomarnos otra en la suite del hotel —propuso Eva.

El camarero no tardó en servir las dos copas que habían pedido. Bebieron mientras charlaban, Derek seguía queriendo saber todo sobre Eva y preguntar era la mejor forma de conocerla. Le encantaba mirarla, podría pasar miles de horas seguidas observándola y no se aburriría. Cada gesto, cada expresión de ella, lo enamoraban un poco más a cada instante.

Tras pensar en su comportamiento la noche anterior, Derek se había propuesto seducir y enamorar a Eva dejando al margen el sexo. La abstinencia sería la mejor prueba para demostrarle a Eva que, para él, ella no era un simple capricho pasajero, ella era la mujer con la que quería pasar el resto de su vida. Había llevado a Eva a la masía porque ya había realizado la reserva, pero no tenía la menor intención de quitar aquel enorme ventanal de espejo, el espectáculo que hubiera tras él ya lo disfrutaría con Eva en otro momento si es que se daba el caso. Lo que antes le parecía de lo más morboso, ahora le hacía sentir bastante incómodo. Quería a Eva solo para él, no quería compartirla con nadie.

Después de aquella copa, Derek propuso regresar al hotel y Eva aceptó disimulando su decepción por no disfrutar con él del lujurioso espectáculo que con total seguridad había tras el espejo. Una vez llegaron al hotel, Derek hizo el mismo ritual que la noche anterior: desnudó a Eva, le puso una de sus camisetas a modo de pijama y se metió con ella en la cama. La envolvió entre sus brazos y la abrazó hasta que se quedó dormida, solo entonces se permitió descansar él también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.