Lección de vida.

leccion-de-vida

Si algo había aprendido, era a no malgastar su tiempo. Estaba seguro de que jamás podría volver a amar a una mujer, no después de la traición y el abandono de la innombrable. Desde entonces, no confiaba en las mujeres.  Su tormentosa experiencia le había vuelto un hombre frío, con el corazón congelado.

No quería perder su tiempo ni tampoco hacérselo perder a nadie, por eso siempre era claro y rotundo con cada una de sus conquistas: una sola noche juntos y, a la mañana siguiente, cada uno por su lado. Nada de intercambiar teléfonos ni de volverse a ver, todo acababa ahí.

Así de sencillo, al menos hasta que coincidió de nuevo con su última conquista. Aquella chica de ojos verdes y sonrisa descarada había conseguido captar su interés como ninguna otra lo había hecho. Deseaba otra noche con ella, deseaba acariciarla, abrazarla, besarla y hacerla suya.

Quizás no podía volver a amar, pero era consciente de lo que ella le hacía sentir y la deseaba, la anhelaba como nunca había anhelado a nadie. Deseaba despertarse y verla, mirarla antes de dormirse, disfrutar con ella de un largo baño de espuma en un día lluvioso o abrazarla mientras veían una película en el salón. Siempre había disfrutado de aquellos placeres en soledad, sin embargo, ahora anhelaba disfrutarlos con ella.

¿Cómo se podía echar tanto de menos algo que jamás se había tenido?

No sabía cómo, pero tenía que conseguirlo. Iba a encontrarla y a enamorarla, quería despertarse a su lado todas las mañanas y sentirla desnuda entre las sábanas. La soledad de la que tanto disfrutaba se había convertido en su peor enemigo desde que la conoció.

Había aprendido una valiosa lección y, ahora que había encontrado a una mujer que le hacía sentir, no iba a desperdiciar ninguna oportunidad de seducirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.