Búscame 8.

Ana estaba nerviosa, se había probado más de veinte vestidos, varios de ellos de Ruth y Eva, pero no acababa de decidirse por ninguno. Quería estar espectacular en su cita con Nahuel, pero también quería resultar natural. Además, ni siquiera sabía a dónde la iba a llevar a cenar, quería ir elegante pero informal.

Ruth y Eva, que la observaban mientras se cambiaba de modelito una y otra vez, trataron de ayudarla a decidirse y finalmente optaron por unos vaqueros de pitillo de color negro, una blusa dorada sujeta al cuello y con la espalda al aire, una americana negra ceñida de manga 3/4 y unos zapatos letizios con tacón de diez centímetros.

— ¿Voy bien así? —Les preguntó Ana a sus amigas.

—Estás perfecta —le aseguró Eva.

—No entiendo a qué viene tanto nerviosismo si ya te lo has tirado —murmuró Ruth lo suficiente alto como para que Ana y Eva la escucharan.

—No le hagas caso, a mí me parece muy romántico —opinó Eva con nostalgia—. Te pide una primera cita, empezando de nuevo la historia que se quedó a medias en la costa.

—Estoy a punto de vomitar arco iris —se mofó Ruth.

— ¿Se puede saber qué os pasa? —Les preguntó Ana extrañada—. Es como si os hubierais intercambiado la personalidad.

Eva y Ruth se encogieron de hombros a modo de respuesta, pero lo cierto era que Ana tenía razón, era como si hubiesen intercambiado sus personalidades. Ruth, que siempre había sido la soñadora de las tres, ahora se había vuelto bastante fría, sobre todo en relación a los hombres. Eva, que siempre había sido la realista y disciplinada, ahora se había vuelto una romántica empedernida y una soñadora cursi. Ana no pudo reprocharles nada, ella misma se comportaba de una manera poco habitual. Las tres habían cambiado mucho en muy poco tiempo, pero ninguna se atrevió a mencionarlo, a excepción del comentario de Ana.

El móvil de Ana sonó, le había llegado un mensaje de Nahuel: “Estoy frente a tu portal deseando verte aparecer. N.” Ana sonrió al leerlo, un simple mensaje de Nahuel le alegraba el día.

—Chicas, me voy ya —les anunció—. Nahuel me está esperando, desearme suerte.

—Suerte, aunque estoy segura de que no la necesitas —la animó Eva.

— ¿Vendrás a dormir? —Quiso saber Ruth.

—Supongo que sí —respondió Ana encogiéndose de hombros—. Puede que Nahuel me haya pedido una cita, pero desde que nos hemos vuelto a ver tan solo nos hemos dado un par de besos, así que no creo que de repente me pida que pase la noche con él.

— ¡Qué mono, quiere ir despacio! —Exclamó Eva.

—Quizás solo te haya seducido para conseguir contratarte en su Agencia —bromeó Ruth.

—Creo que es más probable que la haya contratado para poder seducirla —opinó Eva.

—Gracias por creer en mi profesionalidad —dijo Ana con sarcasmo.

—No quería decir eso y lo sabes —aclaró Eva—. Vete ya y no le hagas esperar.

Ana le dio un beso en la mejilla a cada una a modo de despedida, agarró su bolso y se marchó. Cuando traspasó la puerta principal del edificio Ana se encontró a Nahuel apoyado en su todoterreno, tal y cómo se había imaginado que se lo encontraría. Sonrió al verlo vestido con unos vaqueros y una camisa blanca, elegante pero informal.

—Estás preciosa —la saludó Nahuel dándole un beso en la mejilla a Ana.

—Gracias, tú también estás muy guapo.

Nahuel ayudó a Ana a sentarse en el asiento de copiloto del vehículo, incluso la ayudó a abrocharse el cinturón de seguridad mientras Ana se dejaba hacer.

— ¿A dónde me llevas? —Le preguntó con curiosidad mientras Nahuel conducía.

—Ahora lo verás —le respondió él sonriendo con misterio.

Media hora más tarde, Nahuel aparcaba el vehículo. Ana abrió la puerta y bajó del todoterreno sin decir nada, se había quedado sin palabras. Nahuel la había llegado a un longe bar situado en lo alto de una colina y cuya terraza era un mirador que ofrecía las mejores vistas de la ciudad. Nahuel colocó su mano sobre la parte baja de la espalda de Ana y juntos caminaron para acomodarse en uno de los sofás de la terraza, ambientada al estilo chill-out y con leve sonido de la música de fondo. El lugar era fantástico, Nahuel había acertado con su elección.

—Desde aquí se ve la mejor puesta de sol con vistas a la ciudad —anunció Nahuel al mismo tiempo que tomaban asiento y colocaba su brazo sobre los hombros de Ana—. Hace tiempo Jason me habló de este sitio y desde entonces quería venir. ¿Habías venido aquí alguna vez?

—No, esta es la primera vez —le contestó Ana sonriendo con complicidad.

Se tomaron una copa mientras charlaban y contemplaban la puesta de sol. Ana le dedicaba sugerentes miradas a Nahuel, él se las correspondía pero, a pesar de estar pegado a ella, Ana le notó un poco distante. Tras tomarse una copa de vino y disfrutar de las vistas, Nahuel condujo de regreso a la ciudad y aparcó frente a la puerta del restaurante dónde había reservado mesa. A Ana le hubiera gustado que Nahuel la hubiera besado en el longe bar mientras contemplaban la puesta de sol, pero Nahuel propuso dirigirse al restaurante cuando más cerca estaba de sus labios. Aquello mantenía a Ana confusa, no entendía cuáles eran las intenciones de Nahuel. A él no le pasó por alto que Ana estuviera tan callada, pero tampoco comprendió el motivo que la tenía tan callada.

El mître los recibió y les acompañó a su mesa. Esperó a que ambos se sentaran para entregarles la carta de vinos y la de comida antes de retirarse.

— ¿Te apetece vino para la cena? —Preguntó Nahuel suavizando el tono de voz y dedicándole una amplia sonrisa para tratar de animarla.

Ana asintió devolviéndole la sonrisa. Nahuel observó aquellos tentadores labios y sintió unas ganas locas de besarla. No se lo pensó dos veces: la besó. Fue un beso tierno y duró más de lo que Nahuel pretendía. Cuando sus labios se despegaron, Nahuel vio la confusión en el rostro de Ana.

—Preciosa, ¿qué ocurre?

—Dímelo tú, Nahuel —le respondió Ana—. Me besas, haces como si no pasara nada y me vuelves a besar. Acabarás volviéndome loca.

—Me gustas, Ana —le aseguró Nahuel—, y quiero que esto funcione. Quiero darte todos los momentos de una relación normal. Quiero ir despacio, tener una primera cita, acompañarte a tu casa después y despedirme con un beso en el portal.

—Esta no es nuestra primera cita —replicó ella.

—Sí que lo es, es nuestra primera cita en la ciudad —la corrigió Nahuel—. En la costa conocí a una Ana de vacaciones, sin preocupaciones y con el único objetivo de divertirse haciendo locuras. Ahora quiero conocer a la Ana de diario, la Ana de verdad. Quiero descubrir qué te hace reír, qué te pone de buen humor y qué detestas.

—Y, mientras nos conocemos…

—Y mientras nos conocemos solo voy a tener ojos para ti, preciosa —la interrumpió Nahuel adelantándose a la pregunta de Ana y añadió bromeando—: Soy un hombre de negocios, no me gusta compartir.

—De acuerdo, vayamos despacio —accedió Ana.

Cenaron, brindaron con sus copas de vino y hablaron, hablaron mucho. Nahuel continuaba queriendo saber todo lo que concernía a Ana. Y no solo se bastaba de preguntas para averiguarlo, también la observaba. Había aprendido mucho sobre sus gustos en pocos días, sabía que prefería el vino tinto al vino blanco, le gustaba la carne en su punto, era una perfeccionista en su trabajo, era amable con sus compañeros, una persona generosa y humilde.

Después de cenar, Nahuel propuso ir al cine y Ana decidió ver una película romántica. Nahuel accedió por complacerla, pero detestaba esa clase de películas.

—No pongas esa cara, quieres una relación normal y te diré que la mayoría de hombres han tenido que sufrir ver una de estas películas en sus primeras citas —se mofó Ana.

—Te lo estás pasando en grande, ¿verdad, pequeña? —Le susurró al oído al mismo tiempo que la abrazaba desde la espalda. Ana se estremeció entre sus brazos y Nahuel se vio obligado a deshacer aquel abrazo antes de que fuera demasiado tarde para poder parar—. Será mejor que nos sentemos a ver la película.

Tras ver la película, Nahuel tuvo que reconocer que no había estado del todo mal, tenía algunas escenas divertidas que le hicieron reír.

Eran pasadas las dos de la madrugada cuando Nahuel aparcó el coche frente al edificio de Ana y la acompañó hasta el portal.

— ¿Qué te ha parecido nuestra primera cita? —Le preguntó Nahuel juguetón.

—Ha sido una primera cita perfecta, gracias por invitarme.

Nahuel la besó en los labios con intensidad pero fue capaz de frenar.

—Me lo he pasado genial, es un placer contar con tu presencia, pequeña —le dio un leve beso en los labios y añadió—: Buenas noches, Ana.

—Buenas noches.

Ana entró en el edificio para dirigirse a su apartamento y Nahuel se volvió a subir a su todoterreno y condujo de camino a casa mientras pensaba que había sido una gran noche, pese a que ambos se habían quedado con ganas de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.