Búscame 15.

Ana entró en el apartamento cargando con su maleta y aprovechó que las chicas estaban trabajando para deshacer la maleta y preparar algo bueno para la cena. Tenía ganas de verlas y charlar con ellas, hacía días que no se sentaban las tres juntas y se ponían al corriente de sus vidas. Ana tenía muchas cosas que contarles, esa era la única razón por la que había rechazado la invitación de Nahuel para pasar la noche con él en su apartamento.

A las seis de la tarde, Ruth entró en el apartamento y corrió en busca de Ana para abrazarla en cuanto vio que estaba en casa.

— ¡No sabes cuánto te he echado de menos! —Exclamó Ruth abrazándola con fuerza—. Eva está insoportable, más que de costumbre.

—Me alegra saber que por aquí todo ha ido genial en mi ausencia —dijo Ana con sarcasmo—. ¿Qué es lo que ha pasado esta vez?

Ruth le explicó a Ana lo que había ocurrido. El sábado por la noche Eva salió a cenar con un chico y Ruth aprovechó que estaba sola en el apartamento para invitar a un nuevo ligue, desde que Ruth había recibido aquel mensaje de David rompiendo toda relación con ella, se dedicaba a ligarse a un chico nuevo cada semana, o puede que incluso dos. El caso es que Eva llegó al apartamento a las doce de la noche, mucho antes de lo que Ruth había previsto.

—Nos pilló con las manos en la masa en el sofá —le confesó Ruth divertida. Y acto seguido se excusó—: La culpa es suya, ¿quién llega a medianoche cuando tiene una cita? ¿Acaso es Cenicienta?

—Estoy de su parte, el sofá es una zona común —le dijo Ana—. ¿Con quién salió Eva?

—Con un tipo que ha conocido en una cafetería cercana a su oficina —la informó Ruth—. Al parecer es uno de esos hombres estirados y chapados a la antigua que le gustan a ella.

—Eva necesita a otro tipo de hombre en su vida —comentó Ana sabiendo que aquello no funcionaría.

—Para aburrida ya está ella —murmuró Ruth—. Me gustaba más la Eva de este verano, no sé qué le haría Derek pero consiguió que estuviera de buen humor todos los días.

Ambas amigas se echaron a reír a carcajadas, pero hablaban en serio. Las dos vieron a Eva feliz ese verano y eso había sido gracias a Derek.

Eva llegó al apartamento más tarde de lo habitual, había quedado con Norbert de nuevo. Era un hombre educado y correcto, era diez años mayor que ella, pero era todo lo que buscaba en un hombre. Desde la estupenda cita que habían tenido el sábado, quedaban todos los días después del trabajo para tomar un café. Norbert ni siquiera había intentado besarla todavía, pero Eva sabía que le gustaba y que solo era cuestión de tiempo que se lanzara. No esperaba encontrar a Ana tan pronto en casa y se alegró de verla allí, el ambiente con Ruth era bastante tenso.

— ¡Ana! —La saludó Eva abrazándola con fuerza—. ¿Cuándo has llegado?

—Hace unas horas, incluso me ha dado tiempo a preparar la cena.

—Eso significa que tienes muchas cosas que contar —confirmó Ruth—. Voy a abrir una botella de vino.

Las tres amigas se pusieron al día mientras bebían de sus copas de vino y comían la deliciosa cena que Ana había preparado.

La primera en hablar fue Ana, quien les contó todo lo que había ocurrido durante los días que había pasado con Nahuel en la costa. Les habló de su acuerdo de dos semanas y de la rápida visita que hicieron a los padres de Nahuel. Eva sintió curiosidad por saber de Derek, pero se abstuvo de preguntar.

La siguiente en hablar fue Eva. Les contó que había conocido a Norbert en la cafetería que había cerca de su oficina. El viernes él se armó de valor y la invitó a salir el sábado. La cita había ido bien, salieron a cenar a un buen restaurante y después él la acompañó a casa. Desde entonces quedaban en la misma cafetería al salir del trabajo, pero les confesó que todavía no se habían besado.

Ruth fue más escueta en su relato. Tan solo dijo que conoció a un chico del que no recordaba el nombre, intercambiaron teléfonos y pocas horas más tarde se entregaron en el sofá del salón, donde Eva les pilló en plena faena.

—Ya que mencionas el tema, tenemos que poner unas normas —dijo Eva más calmada por el efecto del vino—. Nada de fornicar en las zonas comunes del apartamento, para eso cada una tenemos nuestra propia habitación.

—Totalmente de acuerdo —la secundó Ana—. Es más, debemos tener cuidado con quién dejamos entrar en nuestro apartamento.

—Vale, nada de desconocidos en casa —se resignó Ruth.

Las chicas continuaron charlando hasta que, a medianoche, decidieron retirarse a dormir a sus respectivas habitaciones.

Los tres días siguientes, Nahuel pasó a recoger a Ana a las ocho de la mañana para llevarla a la oficina, trabajaban en sus respectivos despachos durante toda la mañana (a excepción de las constantes visitas de Nahuel alegando cualquier excusa para verla, hablar con ella y besarla sin que nadie les viese) y después salían a almorzar a cualquier restaurante cercano. Nahuel le propuso en un par de ocasiones que fueran a su casa, pero Ana declinó la oferta con educación. Así que el viernes, Nahuel no quiso proponérselo y que le rechazara por tercera vez. Pero Ana ya tenía planes para el fin de semana.

—He dejado la maleta preparada en casa, va a ser un fin de semana genial —le dijo Ana divertida mientras bajaban al parking de la Agencia en el ascensor. Nahuel la miró sin entender nada, así que Ana le pregunto decepcionada—: ¿No me digas que te has olvidado?

— ¿Sigue en pie lo de este fin de semana? —Le preguntó Nahuel confundido.

— ¡Por supuesto! ¿Acaso me has dicho que lo cancelara? —Le espetó Ana molesta, no podía creerse que Nahuel dudara de que el fin de semana juntos siguiera en pie.

—Ana, llevo dos noches pidiéndote que te quedes a dormir conmigo y me has rechazado, no has mencionado nada del fin de semana hasta ahora, ¿qué querías que pensase?

—Te dije que te estaba preparando una sorpresa para el fin de semana, si es una sorpresa no puedo decirte nada —le reprochó Ana de morros—. Dime al menos que no has hecho planes.

—Mi único plan para el fin de semana consistía en buscar cualquier excusa para estar contigo —le confesó Nahuel estrechándola entre sus brazos—. ¿A dónde tienes planeado llevarme?

—De momento a mi casa a coger la maleta y después a la tuya para que prepares tu maleta —le respondió Ana con secretismo. Le dio un leve beso en los labios y añadió antes de subirse al todoterreno de Nahuel—: Date prisa o llegaremos tarde.

Nahuel se contagió del buen humor de Ana y, con una amplia sonrisa en los labios, condujo hasta llegar al apartamento de Ana. Ana subió a buscar su maleta y regresó cinco minutos después. Nahuel metió la maleta en el maletero del vehículo y condujo hasta a su casa. Ana nunca había estado en la casa de la ciudad de Nahuel y sentía curiosidad, por eso cuándo él la invitó a entrar Ana aceptó sin pensárselo dos veces.

Ana quedó impresionada, era una casa enorme. Tenía tres plantas: en la primera planta estaba situada la cocina, el comedor, el salón, un despacho, un baño completo, un aseo y una habitación de invitados con baño propio; en la segunda planta, se ubicaban cinco habitaciones y la suite principal, todas con baño propio; y en la tercera planta se ubicaba la buhardilla, un pequeño estudio con baño que Nahuel había convertido en una biblioteca. Además, la casa contaba con un garaje conectado a la cocina y sobre el cual había un loft independiente a la casa principal, el apartamento de Emilio y Rosa, los empleados del hogar internos, un enorme jardín y una piscina que bien podría ser olímpica. Nahuel sonrió al ver a Ana tan a gusto en su casa, pensaba vivir con ella pronto y el hecho de que la casa le gustara era un punto a su favor, pero por ahora no quería presionarla.

Tras hacer una pequeña maleta, Nahuel y Ana se subieron al todoterreno y se adentraron entre el tráfico de la ciudad. Nahuel no sabía a dónde se dirigían, pero siguió las indicaciones de Ana, confiando en ella y disfrutando de aquella grata sorpresa que le había preparado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.