Archivo | septiembre 2017

Cita 89.

“Soy egoísta, impaciente y un poco insegura. Cometo errores. Estoy fuera de control y a veces soy difícil de controlar. Pero si no me puedes controlar en mis peores momentos, entonces seguro que no me mereces en mis mejores momentos.”

Marilyn Monroe.

Búscame 15.

Ana entró en el apartamento cargando con su maleta y aprovechó que las chicas estaban trabajando para deshacer la maleta y preparar algo bueno para la cena. Tenía ganas de verlas y charlar con ellas, hacía días que no se sentaban las tres juntas y se ponían al corriente de sus vidas. Ana tenía muchas cosas que contarles, esa era la única razón por la que había rechazado la invitación de Nahuel para pasar la noche con él en su apartamento.

A las seis de la tarde, Ruth entró en el apartamento y corrió en busca de Ana para abrazarla en cuanto vio que estaba en casa.

— ¡No sabes cuánto te he echado de menos! —Exclamó Ruth abrazándola con fuerza—. Eva está insoportable, más que de costumbre.

—Me alegra saber que por aquí todo ha ido genial en mi ausencia —dijo Ana con sarcasmo—. ¿Qué es lo que ha pasado esta vez?

Ruth le explicó a Ana lo que había ocurrido. El sábado por la noche Eva salió a cenar con un chico y Ruth aprovechó que estaba sola en el apartamento para invitar a un nuevo ligue, desde que Ruth había recibido aquel mensaje de David rompiendo toda relación con ella, se dedicaba a ligarse a un chico nuevo cada semana, o puede que incluso dos. El caso es que Eva llegó al apartamento a las doce de la noche, mucho antes de lo que Ruth había previsto.

—Nos pilló con las manos en la masa en el sofá —le confesó Ruth divertida. Y acto seguido se excusó—: La culpa es suya, ¿quién llega a medianoche cuando tiene una cita? ¿Acaso es Cenicienta?

—Estoy de su parte, el sofá es una zona común —le dijo Ana—. ¿Con quién salió Eva?

—Con un tipo que ha conocido en una cafetería cercana a su oficina —la informó Ruth—. Al parecer es uno de esos hombres estirados y chapados a la antigua que le gustan a ella.

—Eva necesita a otro tipo de hombre en su vida —comentó Ana sabiendo que aquello no funcionaría.

—Para aburrida ya está ella —murmuró Ruth—. Me gustaba más la Eva de este verano, no sé qué le haría Derek pero consiguió que estuviera de buen humor todos los días.

Ambas amigas se echaron a reír a carcajadas, pero hablaban en serio. Las dos vieron a Eva feliz ese verano y eso había sido gracias a Derek.

Eva llegó al apartamento más tarde de lo habitual, había quedado con Norbert de nuevo. Era un hombre educado y correcto, era diez años mayor que ella, pero era todo lo que buscaba en un hombre. Desde la estupenda cita que habían tenido el sábado, quedaban todos los días después del trabajo para tomar un café. Norbert ni siquiera había intentado besarla todavía, pero Eva sabía que le gustaba y que solo era cuestión de tiempo que se lanzara. No esperaba encontrar a Ana tan pronto en casa y se alegró de verla allí, el ambiente con Ruth era bastante tenso.

— ¡Ana! —La saludó Eva abrazándola con fuerza—. ¿Cuándo has llegado?

—Hace unas horas, incluso me ha dado tiempo a preparar la cena.

—Eso significa que tienes muchas cosas que contar —confirmó Ruth—. Voy a abrir una botella de vino.

Las tres amigas se pusieron al día mientras bebían de sus copas de vino y comían la deliciosa cena que Ana había preparado.

La primera en hablar fue Ana, quien les contó todo lo que había ocurrido durante los días que había pasado con Nahuel en la costa. Les habló de su acuerdo de dos semanas y de la rápida visita que hicieron a los padres de Nahuel. Eva sintió curiosidad por saber de Derek, pero se abstuvo de preguntar.

La siguiente en hablar fue Eva. Les contó que había conocido a Norbert en la cafetería que había cerca de su oficina. El viernes él se armó de valor y la invitó a salir el sábado. La cita había ido bien, salieron a cenar a un buen restaurante y después él la acompañó a casa. Desde entonces quedaban en la misma cafetería al salir del trabajo, pero les confesó que todavía no se habían besado.

Ruth fue más escueta en su relato. Tan solo dijo que conoció a un chico del que no recordaba el nombre, intercambiaron teléfonos y pocas horas más tarde se entregaron en el sofá del salón, donde Eva les pilló en plena faena.

—Ya que mencionas el tema, tenemos que poner unas normas —dijo Eva más calmada por el efecto del vino—. Nada de fornicar en las zonas comunes del apartamento, para eso cada una tenemos nuestra propia habitación.

—Totalmente de acuerdo —la secundó Ana—. Es más, debemos tener cuidado con quién dejamos entrar en nuestro apartamento.

—Vale, nada de desconocidos en casa —se resignó Ruth.

Las chicas continuaron charlando hasta que, a medianoche, decidieron retirarse a dormir a sus respectivas habitaciones.

Los tres días siguientes, Nahuel pasó a recoger a Ana a las ocho de la mañana para llevarla a la oficina, trabajaban en sus respectivos despachos durante toda la mañana (a excepción de las constantes visitas de Nahuel alegando cualquier excusa para verla, hablar con ella y besarla sin que nadie les viese) y después salían a almorzar a cualquier restaurante cercano. Nahuel le propuso en un par de ocasiones que fueran a su casa, pero Ana declinó la oferta con educación. Así que el viernes, Nahuel no quiso proponérselo y que le rechazara por tercera vez. Pero Ana ya tenía planes para el fin de semana.

—He dejado la maleta preparada en casa, va a ser un fin de semana genial —le dijo Ana divertida mientras bajaban al parking de la Agencia en el ascensor. Nahuel la miró sin entender nada, así que Ana le pregunto decepcionada—: ¿No me digas que te has olvidado?

— ¿Sigue en pie lo de este fin de semana? —Le preguntó Nahuel confundido.

— ¡Por supuesto! ¿Acaso me has dicho que lo cancelara? —Le espetó Ana molesta, no podía creerse que Nahuel dudara de que el fin de semana juntos siguiera en pie.

—Ana, llevo dos noches pidiéndote que te quedes a dormir conmigo y me has rechazado, no has mencionado nada del fin de semana hasta ahora, ¿qué querías que pensase?

—Te dije que te estaba preparando una sorpresa para el fin de semana, si es una sorpresa no puedo decirte nada —le reprochó Ana de morros—. Dime al menos que no has hecho planes.

—Mi único plan para el fin de semana consistía en buscar cualquier excusa para estar contigo —le confesó Nahuel estrechándola entre sus brazos—. ¿A dónde tienes planeado llevarme?

—De momento a mi casa a coger la maleta y después a la tuya para que prepares tu maleta —le respondió Ana con secretismo. Le dio un leve beso en los labios y añadió antes de subirse al todoterreno de Nahuel—: Date prisa o llegaremos tarde.

Nahuel se contagió del buen humor de Ana y, con una amplia sonrisa en los labios, condujo hasta llegar al apartamento de Ana. Ana subió a buscar su maleta y regresó cinco minutos después. Nahuel metió la maleta en el maletero del vehículo y condujo hasta a su casa. Ana nunca había estado en la casa de la ciudad de Nahuel y sentía curiosidad, por eso cuándo él la invitó a entrar Ana aceptó sin pensárselo dos veces.

Ana quedó impresionada, era una casa enorme. Tenía tres plantas: en la primera planta estaba situada la cocina, el comedor, el salón, un despacho, un baño completo, un aseo y una habitación de invitados con baño propio; en la segunda planta, se ubicaban cinco habitaciones y la suite principal, todas con baño propio; y en la tercera planta se ubicaba la buhardilla, un pequeño estudio con baño que Nahuel había convertido en una biblioteca. Además, la casa contaba con un garaje conectado a la cocina y sobre el cual había un loft independiente a la casa principal, el apartamento de Emilio y Rosa, los empleados del hogar internos, un enorme jardín y una piscina que bien podría ser olímpica. Nahuel sonrió al ver a Ana tan a gusto en su casa, pensaba vivir con ella pronto y el hecho de que la casa le gustara era un punto a su favor, pero por ahora no quería presionarla.

Tras hacer una pequeña maleta, Nahuel y Ana se subieron al todoterreno y se adentraron entre el tráfico de la ciudad. Nahuel no sabía a dónde se dirigían, pero siguió las indicaciones de Ana, confiando en ella y disfrutando de aquella grata sorpresa que le había preparado.

Búscame 14.

El domingo por la mañana Ana se despertó sola en la cama. Estiró el brazo en busca de Nahuel, pero no lo encontró. Se desperezó y se levantó de la cama. Se alegró al ver encendida una de las lámparas de pie que había junto al sofá, aquello significa que ya tenían luz. Se dirigió a la pequeña cocina del sótano y sobre la barra encontró una nota de Nahuel: “Buenos días, preciosa. He ido a echar un vistazo por los alrededores para ver el alcance de los daños de la tormenta, no tardaré en regresar. Te he dejado el desayuno en la mesita que hay junto al sofá, el café está recién hecho. N.”

Ana se sirvió una taza de café, se sentó en el sofá y se comió el desayuno que Nahuel le había preparado. Nahuel entró en el sótano apenas veinte minutos más tarde, se acercó a Ana sonriendo y la besó en los labios.

—Buenos días, preciosa. ¿Ya has desayunado?

—Sí, todo estaba buenísimo. Muchas gracias, ha sido todo un detalle.

—He salido a echar un vistazo, todavía está lloviendo pero lo peor ya ha pasado —informó—. La carretera está cortada a causa de los árboles caídos, así que de momento estamos aislados. La buena noticia es que he logrado conectar el generador de emergencia y funciona, ya tenemos luz.

— ¿Cuándo podremos regresar a la ciudad?

—El tráfico aéreo permanece cerrado, puede que lo restablezcan mañana o en un par de días como mucho —Nahuel se sentó en el sofá, colocó a Ana sobre su regazo y, armándose de valor, le dijo—: Ana, antes de regresar a la ciudad tengo que hacer una breve visita a mi familia.

—No te preocupes, yo puedo quedarme aquí.

—Había pensado que quizás querrías acompañarme —le soltó Nahuel.

— ¿Quieres que te acompañe a visitar a tu familia? —Le preguntó Ana empezando a agobiarse.

—Será una visita rápida, no puedo regresar a la ciudad sin ver a mis padres —Nahuel la estrechó entre sus brazos y añadió—: Te prometo que no te harán ninguna pregunta incómoda y respetaré nuestro acuerdo de ser discretos durante dos semanas.

Ana aceptó acompañarle a visitar a sus padres. Lo cierto era que no solo le daba miedo quedarse sola en esa casa enorme, sino que también sentía curiosidad por conocer a los padres de Nahuel.

El martes por la mañana, tras recoger sus cosas y meter el equipaje en el todoterreno, se dirigieron a casa de los padres de Nahuel antes de ir al aeropuerto para regresar a la ciudad. Nahuel parecía estar encantado de hacer aquella visita con Ana, pero ella cada vez estaba más nerviosa y estaba empezando a arrepentirse de haber querido ir.

—Relájate, no tienes nada de lo que preocuparte —trató de tranquilizarla Nahuel—. Mis padres te adorarán en cuanto te conozcan.

Nahuel aparcó frente a la casa de sus padres. Todavía quedaban algunas carreteras cortadas debido a los daños causados por la tormenta y tuvo que dar un rodeo, así que tardaron más de lo que había previsto. En cuanto llegaron, Irene escuchó el coche de Nahuel aparcando en la calle, se puso en pie y se dirigió a la puerta para recibir a su hijo mayor y a su acompañante. Irene sospechaba que aquella chica era muy especial para Nahuel, así que estaba emocionada y también nerviosa.

— ¡Hijo, qué alegría verte! —Lo saludó Irene abrazando a su hijo. Se volvió hacia a Ana y añadió con una amplia sonrisa—: Y supongo que esta preciosa señorita debe ser Ana, ¿verdad?

—Así es —le confirmó Nahuel a su madre. Colocó su brazo alrededor de la cintura de Ana y le dijo—: Te presento a Irene, mi madre.

—Un placer, señora Smith —la saludó Ana.

—Por favor, llámame Irene. El placer es mío, querida —le dijo Irene—. Hemos oído hablar mucho de ti y teníamos muchas ganas de conocerte.

—Mamá —le advirtió Nahuel a su madre.

Nahuel llamó la noche anterior a su madre para avisarla de que no iría solo a verles. A Irene le hizo muchísima ilusión que Nahuel le presentara a la que, según Irene sospechaba, era su novia. Pero Nahuel se encargó de advertirle a su madre que Ana trabajaba en la Agencia y que se estaban tomando las cosas con calma.

—Pasad al salón, ¿os apetece tomar un café? —Les preguntó Irene.

Nahuel asintió y, manteniendo a Ana agarrada por la cintura, la guió hasta el salón, donde se sentaron en el sofá. Irene se dirigió al despacho de su marido para avisar de la llegada de su hijo y acto seguido se dirigió a la cocina para preparar café.

—Hijo, ¿cómo estás? —Lo saludó James, el padre de Nahuel. Se volvió hacia a Ana y añadió con una amplia sonrisa—: ¿Y quién es esta hermosa señorita?

—Ella es Ana, papá.

—Un placer, Ana —la saludó James estrechándole la mano.

—Lo mismo digo, señor Smith.

—Por favor, llámame James —le rogó James—. Ha sido una tormenta dura, ¿habéis tenido muchos problemas con la casa?

—Ninguno, todo ha ido bien, incluso pude conectar el generador de emergencia —le explicó Nahuel—. La casa no ha sufrido ningún daño y nosotros hemos estado bien.

James y Nahuel continuaron hablando de la construcción de la casa, de sus materiales resistentes y de todas las cosas pendientes que quedaban por terminar mientras Ana les escuchaba prestando atención a todo lo que decían. Irene regresó al salón llevando una bandeja con cuatro tazas de café.

—Aquí tenéis el café y unas galletas artesanas que he comprado esta mañana —les dijo Irene sentándose junto a su marido—. Es una pena que os tengáis que ir tan pronto, podríais haberos quedado a comer.

—La próxima vez, mamá —le contestó Nahuel dando el tema por zanjado.

Pero Irene no quiso dar por zanjado aquel tema, así que continuó haciendo preguntas:

— ¿Cuándo pensáis regresar?

—Irene, no presiones a los chicos —la regañó James, echando un cable a su hijo.

—Me temo que me va a costar mucho trabajo convencer a Ana de que vuelva a acompañarme a la costa, entre la tormenta y las preguntas de mamá… —bromeó Nahuel.

Ana le dio un manotazo a Nahuel, fue un gesto impulsivo, una reprimenda por hacer pasar aquel mal trago a su madre, pero fue mucho menos discreto de lo que pretendió.

—No le hagas caso, Irene —le dijo Ana a la madre de Nahuel para tratar de animarla tras la pulla que le había lanzado su hijo—. Estaré encantada de venir a visitarte.

—Oh, Ana. Eres un cielo —le dijo Irene agradecida.

—Creo que es hora de irnos, si espero unos minutos más es posible que se unan en mi contra —les dijo Nahuel bromeando.

Se despidieron de Irene y James, se subieron al todoterreno y se dirigieron al aeropuerto privado de la costa. Ana se tensó en cuanto se bajó del vehículo y tuvo que subir al avión de la Agencia. Sabía que era uno de los aviones más seguros que existían, Nahuel se había encargado de hacérselo saber, pero Ana seguía sintiendo miedo a volar.

—No pasa nada, cariño —la tranquilizó Nahuel al mismo tiempo que le abrochaba el cinturón de seguridad y le echaba el brazo sobre los hombros para estrecharla contra su cuerpo—. Cierra los ojos y trata de descansar, llegaremos a la ciudad antes de que te des cuenta.

Tres horas más tarde, aterrizaron en uno de los aeropuertos privados de la ciudad. Ana había dormido durante casi todo el vuelo y se despertó un poco aturdida. Cuando se subieron al todoterreno que les estaba esperando, Nahuel le preguntó a Ana:

— ¿Quieres quedarte en mi casa esta noche o prefieres que te lleve a tu apartamento?

—Mejor a mi apartamento, tengo que deshacer la maleta, lavar la ropa y hace días que no veo a las chicas —le respondió Ana a pesar de que le apetecía muchísimo pasar otra noche con él—. Además, debemos tomarnos las cosas con calma.

—De acuerdo, tienes razón —se resignó Nahuel sin insistir—. Pero te voy a echar de menos esta noche.

A Ana le encantó aquella confesión de Nahuel. Ella también lo iba a extrañar durante la noche. Se había acostumbrado a dormir acompañada, a dormir entre sus brazos.

Nahuel aparcó frente al portal del edificio de Ana y bajó del vehículo para coger su maleta y acompañarla hasta la misma puerta para despedirse allí de ella:

—Mañana pasaré a recogerte a las ocho para ir a la Agencia —le dio un beso en los labios y añadió con la voz ronca—: Me ha encantado pasar estos días contigo.

—A mí también, has sido el anfitrión perfecto —le agradeció Ana. Le besó con dulzura en los labios y añadió—: Si no tienes planes para el próximo fin de semana, me gustaría darte una sorpresa.

— ¿La sorpresa incluye pasar juntos el fin de semana? —Ana asintió y Nahuel añadió—: Seré todo tuyo el fin de semana.

Se despidieron con un largo y apasionado beso, demorando el momento de separarse, hasta que finalmente Ana entró en el edificio y Nahuel se volvió a subir al todoterreno para conducir hasta a su casa.

Cita 88.

“Una vida libre de riesgos está lejos de ser una vida sana.”

Deepak Chopra.

Búscame 13.

Ana y Nahuel estaban durmiendo abrazados cuando les despertó el estruendo de un árbol cercano al caer. A Ana se le escapó un pequeño grito de pánico, estaba aterrada. Ambos se incorporaron en la cama: Ana por el miedo que sentía y Nahuel porque se disponía a levantarse para subir a la planta baja y mirar por la ventana para ver qué estaba ocurriendo.

— ¿A dónde vas? -—Le preguntó Ana agarrándose a él con fuerza al darse cuenta que pretendía levantarse.

—Voy a ver qué pasa ahí fuera.

—No, por favor —le rogó Ana reteniéndole en la cama.

Nahuel se levantó, encendió una vela que dejó sobre la barra de la cocina y el sótano se cubrió por una luz tenue. Regresó a la cama, agarró a Ana por la cintura y la colocó sobre su regazo. Ana estaba temblando, tenía frío y estaba asustada.

—No pasa nada, preciosa —le susurró Nahuel tras besarla en los labios.

Ese leve beso despertó la necesidad en Ana. Tenía una misión para ese fin de semana y no podía dejarla a un lado solo porque le dieran miedo las tormentas. Por muy grande y aterradora que fuera la tormenta que en ese momento les acechaba, Ana se obligó a continuar con su plan de seducción. La tenue luz de la vela le dejó de parecer tenebrosa, en ese momento le pareció una luz cálida y romántica. Arrastrada por el deseo, Ana besó a Nahuel en los labios, pillándole totalmente desprevenido. Fue un beso apasionado, un beso de necesidad. Nahuel le correspondió con la misma pasión, pero unos segundos después se separó lentamente de ella y le susurró:

—Ana…

Pero Ana volvió a besarle, no estaba dispuesta a dejarle echar el freno de nuevo. Se colocó a horcajadas sobre él al mismo tiempo que lo besaba. Él la abrazó y la estrechó contra su cuerpo para sentirla más cerca. Ambos se dejaron arrastrar por el deseo. Nahuel se deshizo de la camiseta de ambos con urgencia y acto seguido intercambió la posición con Ana para deshacerse del short y las braguitas de ella al mismo tiempo que jugueteaba mordisqueando sus pezones.

—Te he echado menos, preciosa —le susurró Nahuel.

Los besos, las caricias y la pasión cobraron protagonismo. Nahuel comprobó que Ana ya estaba preparada y la penetró lentamente, gozando de aquel contacto tan placentero. Hicieron el amor con delicadeza, aquello no se trataba solo de sexo, se trataba de amor. Entre gemidos y con un movimiento suave pero rítmico, ambos alcanzaron juntos el orgasmo. Nahuel se dejó caer a un lado y arrastró a Ana con él, colocándola encima de él y estrechándola entre sus brazos.

— ¿Todo bien? —Le preguntó Nahuel.

—Todo perfecto —le aseguró Ana.

—Me lo pones muy difícil —le susurró Nahuel divertido.

— ¿Yo te lo pongo difícil? —Le replicó Ana haciéndose la ofendida—. ¡Llevas tres semanas torturándome!

—Las mismas tres semanas que yo llevo duchándome con agua fría —reconoció Nahuel.

—Fuiste tú quién decidió hacer voto de castidad —le recordó Ana con tono burlón.

—No quería que pensaras que el sexo entre nosotros fuera el motivo por el que te he contratado en la Agencia —le confesó Nahuel—. Quiero que sigas siendo la abogada de la Agencia, pero también quiero tenerte en mi vida —le dio un beso en los labios y añadió—: No quiero presionarte, podemos tomarnos las cosas con calma.

—No hace falta que nos lo tomemos todo con calma —le dijo Ana.

— ¿A qué te refieres? —Le preguntó Nahuel frunciendo el ceño, adivinando que Ana no hablaba solo de sexo.

—No quiero pregonar a los cuatro vientos lo que hay entre nosotros dos, al menos no por el momento —le aclaró Ana. Nahuel frunció todavía más el ceño y Ana añadió—: Lo que quiero decir es que no tenemos que hacerlo público, sobre todo cuando todavía no tenemos claro qué clase de relación tenemos.

— ¿Quieres que nos veamos a escondidas? —Le preguntó Nahuel y le advirtió—: No tengo ninguna intención de mantener lo nuestro en secreto.

—No te pido que te escondas, tan solo que nos des tiempo para conocernos mejor antes de hacerlo público. ¿Qué pasa si mañana te das cuenta que no soy lo que buscabas?

—Eso no va a pasar, tengo muy claro lo que quiero y te quiero a ti —le aseguró Nahuel.

—De acuerdo, hagamos un trato —le propuso Ana—. Dejaremos esta conversación pendiente hasta dentro de un mes, si para entonces quieres seguir teniéndome en tu vida, le pondremos nombre a nuestra relación.

—Una semana —contra ofertó Nahuel.

—Tres semanas —negoció Ana.

—Dos semanas, ni para ti ni para mí —sentenció Nahuel.

Sellaron su acuerdo con un beso fogoso que alimentó el deseo de ambos, que volvieron a fundirse el uno con el otro, haciendo el amor apasionadamente.

A la mañana siguiente, Ana se despertó sobresaltada debido a un nuevo estruendo. No había dejado de llover en toda la noche, el viento huracanado no había dejado de soplar y los árboles caían como si fueran fichas de dominó. Nahuel, que estaba medio dormido, se dio cuenta del respingó que dio Ana y la estrechó entre sus brazos. Fue un gesto casi inconsciente, un gesto protector que a Ana le pareció muy tierno.

—Buenos días, preciosa —le susurró Nahuel besándola en el cuello—. ¿Has dormido bien?

—No podría haber dormido mejor —le confirmó Ana.

Pasaron el día encerrados en el sótano. Continuaban sin luz, pero se entretuvieron preparando la comida en una cocina de gas, escuchando la radio para estar al tanto de las últimas noticias, acariciándose, besándose y haciendo el amor.

A media tarde, Nahuel recibió la llamada de su madre.

—Hola mamá —la saludó Nahuel nada más descolgar—. ¿Estáis todos bien?

—Sí, estamos todos bien. ¿Y tú? —Le preguntó su madre preocupada—. No sé por qué te has quedado ahí solo, deberías haber venido a casa.

—No estoy solo, mamá —le confesó Nahuel mirando de reojo a Ana.

La madre de Nahuel ya sospechaba que no estaba solo, de lo contrario hubiese ido a visitarles en cuanto aterrizó en la costa, pero conocía muy bien a su hijo y sabía que era mejor no preguntar, Nahuel era muy receloso con su vida privada, sobre todo cuando se trataba de chicas.

— ¿Te ha acompañado Jason? —Preguntó Irene, la madre de Nahuel, sabiendo que Jason estaba en la ciudad.

—No, estoy con Ana —respondió Nahuel.

Ana miró a Nahuel. Estaba escuchando la conversación que él mantenía con su madre y se sorprendió al escuchar cómo la nombraba. Nahuel le dedicó una sonrisa socarrona al mismo tiempo que escuchaba lo que su madre le decía:

— ¿Ana? ¿La conozco?

—No, mamá. No la conoces todavía —le respondió Nahuel mirando a Ana.

Irene no era tonta. Durante el verano había visto a su hijo entrar y salir de casa, algunos conocidos le habían dicho que lo habían visto acompañado por una chica en la playa. Pero Irene no era una de esas madres agobiantes, ella se conformaba con saber que sus hijos estaban bien y eran felices, eso era lo único que le importaba.

—No has escogido el mejor fin de semana para pasar en la costa —comentó Irene—. Esa chica estará aterrada con la horrible tormenta, cuida de ella.

Irene era una mujer muy cariñosa y protectora. Sospechaba que aquella chica que estaba con su hijo era una chica de ciudad, pese a que se hubieran conocido en la costa, así que dio por hecho que no le gustarían las tormentas y que Nahuel, acostumbrado a ese tipo de clima, no le daría la menor importancia.

—No te preocupes, mamá. Estoy cuidando muy bien de ella —le dijo Nahuel al mismo tiempo que le dedicaba una sonrisa burlona a Ana. Se estaba divirtiendo al verla sonrojarse.

—No te vayas sin hacernos una visita —le dijo su madre con tono de advertencia.

—Iré a visitaros antes de regresar a la ciudad —le prometió Nahuel.

Tras despedirse de su madre, Nahuel colgó y le dedicó una sonrisa traviesa a Ana. Tenía pensado pedirle a Ana que la acompañara a visitar a sus padres cuando la tormenta hubiese amainado, pero prefirió comentárselo al día siguiente, no quería que pasara la noche de morros como se temía que iba a suceder.